Firmat se vio afectada por el paro convocado por la CGT y CTA del 6 de abril, en donde la Intersindical Firmat adhirió. Si bien abrieron la mayoría de los comercios por cuestiones ligadas a la baja de las ventas y dificultades ligada al sector, los gremios más fuertes acataron la medida y por ende, la ciudad se movió a un ritmo más bajo de lo habitual.

Con respecto a al sector fabril, Nestlé tuvo un acatamiento del 100% con respecto a la medida, y en un porcentaje menor pero con una buena respuesta de los trabajadores de otros sectores como UOM y SiTraMF.

No hubo bancos, las oficinas y dependencias estatales permanecieron cerradas como la EPE, Correo Argentino y Aguas Santafesinas. En el hospital se llevó a cabo la medida con una guardia mínima, las escuelas permanecieron cerradas y en el caso de las estaciones de servicio cerraron cinco de las seis existentes, en donde también permanecieron guardias mínimas para atender a ambulancias, bomberos y policía.

En las rutas que rodean el radio urbano, la actividad laboral fue menor. Se observaron unos pocos automóviles y casi nada de camiones de carga, al igual que colectivos en donde su central sindical adhirió al paro. Los peajes de la región permanecieron con personal pero sin cobro, y se levantaba la barrera.

Los trabajadores de Luz y Fuerza asistieron a la movilización de la ciudad de Rosario propuesta por el Movimiento Sindical Rosarino, en representación también de la Intersindical de Firmat.

Fuente: Prensa Intersindical Firmat