El Ministerio de Salud provincial, a través de la dirección de Protección y Promoción de la Salud, brindó recomendaciones para prevenir el meningococo e informó que se ha presentado un caso fatal de la enfermedad.

Se trata de un niño de seis meses residente en Díaz (departamento San Jerónimo), que ingresó en estado crítico a un sanatorio privado de la ciudad de San Genaro, con un cuadro compatible de infección generalizada.

Frente a esta situación, las autoridades sanitarias han definido las siguientes actividades:

>> Indicar medicación preventiva a todos los contactos familiares y cercanos

>> Indicar pautas de alarma y control por el médico de cabecera frente a cuadros febriles de los contactos

>> Recomendar la consulta a quienes hubieran estado en contacto con el paciente una semana previa al inicio de los síntomas

MENINGOCOCO

Es una bacteria que puede producir distintas enfermedades, entre ellas, cuadros graves como infección generalizada (sepsis-meningococemia) y meningitis. El 90 % de los casos se produce en menores de 15 años, prevaleciendo en los primeros dos años de vida en nuestro medio.

Se presenta con casos aislados, con mayor frecuencia en invierno y primavera.

De los 13 serogrupos de meningococo, en Argentina circulan cuatro: B, C, W135 e Y. El único reservorio es el hombre: se encuentra en la nasofaringe de la población no causando enfermedad (estado de portador) y se transmite de persona a persona, a través de las secreciones respiratorias de un portador asintomático o de un enfermo. Además, se sabe que las infecciones virales previas favorecen su aparición.

En cuanto a la meningococemia, es una infección generalizada que compromete la vida. Suele tener comienzo brusco, con fiebre, escalofríos, malestar general, postración y lesiones en piel. La progresión de la enfermedad es rápida.

MEDICACIÓN PREVENTIVA

El objetivo de la medicación antibiótica que se indica es eliminar a los portadores de meningococo y evitar la aparición de casos secundarios.

La medicación se indica a convivientes y familiares del enfermo, personas que con frecuencia comen o duermen con el enfermo, o todos aquellos con quienes tuvo contacto en los siete días previos.

Para ello, se usan antibióticos vía oral (rifampicina – ciprofloxacina) o inyectables (ceftiaxone).

Respecto de si existe alguna vacuna eficaz y segura, depende del tipo de meningococo que se identifique y se encuentre circulando.

Las autoridades sanitarias indican que ante la presencia de cuadros febriles acompañados con manchas en la piel, se debe consultar en forma urgente al médico.