El gobierno santafesino prorrogó la emergencia de 18 departamentos de Santa Fe, declarada el año pasado, que ahora se extenderá de acuerdo a la crisis hídrica que nuevamente sacude a la provincia. El senador Lisandro Enrico se mostró conforme con esta decisión política que contempla ayudas a los productores agropecuarios.

El legislador Enrico, entre otros, durante las últimas semanas solicitó esta decisión en representación del departamento General López, a efectos de otorgar beneficios a quienes producen en el marco de la actividad agrícola ganadera.

La medida significará una serie de asistencias (aplazamiento de vencimientos, acceso a créditos, suspensión de ejecuciones) para productores agropecuarios de las zonas santafesinas afectadas por el agua.

Con respecto a la declaratoria, Enrico opinó: “El 28 de diciembre solicité por carta al ministro de la Producción, Luis Contigiani, la prórroga de la declaratoria de emergencia y/o desastre para resguardar la actividad agropecuaria ante los fenómenos climáticos. La pérdida de cosechas y los anegamientos hídricos en las zonas rurales son evidentes, pues estas medidas tomadas por el gobierno provincial otorgan apoyo a los productores y les significa un margen de recuperación”.

El decreto ejecutado por el gobernador Miguel Lifschitz, fue firmado por el ministro de Producción, Luis Contigiani; y el ministro de Economía, Gonzalo Saglione. Se emitió el lunes 16 de enero y cuenta con doce artículos, que detallan:

La declaración de estado de emergencia agropecuaria le corresponde a todos los distritos comprendidos en el Decreto N° 0807/16 (abril pasado), desde el 1 de enero hasta el 30 de junio.

Los productores deberán completar un formulario con sus declaraciones juradas en sus respectivos Municipios o Comunas. Ese elemento resultará clave para la obtención del certificado extendido por el ministerio de la Producción, que acredite la situación.

Lo destacado de la prórroga. Aquellos ruralistas que desarrollen producción agrícola y  cuenten con la certificación de emergencia 2016,  automáticamente contarán con su renovación (2017). Por su parte,  los productores tamberos que poseen la acreditación de emergencia pasarán a la condición de “Desastre”, sin necesidad de otros realizar trámites administrativos. Idéntico tratamiento le corresponderá a los productores cuyo valor total de las partidas inmobiliarias (del primer semestre del año) no superen los $100.000. Además, pueden adherirse productores que no hayan obtenido el certificado el pasado año.