Este miércoles, integrantes de la Cooperadora de la Escuela N° 6377 “Evita” hicieron entrega de un desfibrilador a los directivos y cooperadores del Centro de Educación Física N° 20.
 
Se trata de un sofisticado aparato electrónico portátil adquirido mediante el dinero recaudado a través del Binguito Solidario que la institución educativa lleva adelante desde hace algunos años.
 
“Ojalá no lo tengan que usar pero es una herramienta más que se suma  ala seguridad” destacó el coooperador Atilo Guevara quien contó: “es dinero que surge del bingo, es plata de la gente también que colabora con nosotros que todos los años hacemos donación a alguna institución. No utilizamos todo el dinero para la escuela sino que además colaboramos con alguna institución”.
 
Por su parte, el profesor Adrián Peyseré,  director del Centro de Educación Física, expresó: “es muy importante para nosotros porque tenemos 2000 chicos que en la semana vienen a educación física”.
 
Además, el docente destacó que se firmará un convenio para que el aparato pueda ser utilizado por otras instituciones educativas.
 
“Para que lo puedan usar todas las escuelas cuando hay encuentros deportivos o cuando lo necesiten para que todos tengamos al posibilidad de tenerlo por precaución” explicó y agregó que los profesores serán capacitados -mediante un aporte del diputado Gabriel Real- para el uso del desfibrilador.

En nuestro país mueren aproximadamente 40.000 personas al año de manera inesperada. El 80% se produce por una fibrilación ventricular o trastorno del ritmo cardíaco, un cuadro que puede evitarse empleando un desfibrilador para la reanimación. El 20% de los casos se pueden resolver con el método de emergencia de compresión torácica. En consecuencia, la formación de las personas en técnicas de Reanimación Cardio–Pulmonar (RCP) y la presencia de un desfibrilador son aspectos claves y significa además, un cambio cultural a realizar para que los ciudadanos incorporen estas habilidades.

El desfibrilador externo automático es un aparato electrónico portátil que diagnostica y trata la parada cardiorrespiratoria cuando es debida a la fibrilación ventricular (en que el corazón tiene actividad eléctrica pero sin efectividad mecánica) o a una taquicardia ventricular sin pulso (en que hay actividad eléctrica y en este caso el bombeo sanguíneo es ineficaz), restableciendo un ritmo cardíaco efectivo eléctrica y mecánicamente. La desfibrilación consiste en emitir un impulso de corriente continua al corazón, despolarizando simultáneamente todas las células miocárdicas, pudiendo retomar su ritmo eléctrico normal u otro eficaz. La fibrilación ventricular es la causa más frecuente de muerte súbita.