SNS

El senador provincial Lisandro Enrico participó de una reunión por la situación de Laguna La Picasa, celebrada en Capital Federal. El encuentro estuvo encabezado por los gobernadores Miguel Lifschitz, de Santa Fe; María Eugenia Vidal, de Buenos Aires; y Juan Schiaretti, de Córdoba; y estuvo presidido por el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación, Rogelio Frigerio.

La reunión que juntó a los niveles más altos de las tres provincias, y contó con la asistencia de sus respectivos secretarios hidráulicos, planteó un escenario muy complejo, donde los representantes santafesinos plantearon la necesidad urgente de sustituir el bombeo artificial por una canalización con sistema de gravedad. Sin embargo, esta postura tuvo sus resistencias fuertes por parte de la provincia de Buenos Aires; en consecuencia, ha sido el tema que más discutido y que culminó sin puntos de entendimiento.

El legislador Enrico, insistió en realizar el “canal de regulación por gravedad” con el propósito de reemplazar el bombeo actual, que bajo estas circunstancias de saturación de aguas funciona con fallas.

“Sigo sosteniendo que, si no desarrollamos a la brevedad esta obra de seis kilómetros y medio, las aguas de la laguna no tienen una salida óptima y van a terminar rompiendo la Ruta Nacional 7”, fue la apreciación entregada por el senador.

Además, Lisandro Enrico agregó: “Los excesos de líquido son enormes, La Picasa es una laguna sin salida natural, acumula agua y se ensancha permanentemente. Solo tiene salidas artificiales, (la alternativa norte y la alternativa sur); por ello, es fundamental contar con el nuevo canal cuanto antes. Santa Fe llevó a la mesa una posición clara; sustituir la alternativa Norte de bombeo por una salida en otro punto de la laguna, un escurrimiento de agua por gravedad. La obra del canal se afrontará con fondos del gobierno provincial y permitirá suministrar 5000 litros por segundo”.

El principal objetivo del Consejo de Gobierno de la Cuenca Laguna La Picasa fue lograr avances en las gestiones, a efectos de confirmar obras necesarias que permitan evitar las inundaciones en localidades de las tres provincias y, al mismo tiempo, recuperar totalmente el estado de la Ruta Nacional N° 7.

También participaron de la mesa de Casa Rosada, el secretario de Recursos Hídricos de Santa Fe, Juan Carlos Bertoni; el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Pablo Bereciartua; y el administrador general de Vialidad Nacional, Javier Iguacel.

Las partes resolvieron volver a encontrase este jueves, donde ministros – secretarios de las áreas correspondientes a las tres provincias y Nación, trabajarán en búsqueda de la solución hídrica. Posteriormente, se convocará a una nueva reunión a los gobernadores para instaurar las actividades a largo plazo.

Puntos de acuerdo

Más allá de algunas diferencias, hubo medidas concretas que se acordaron, tales como incrementar la defensa (piedraplén) de la Ruta Nacional N° 7 para evitar que la erosión del agua la rompa. Esta contención implica un aporte económico importante que surgirá desde las arcas de vialidad nacional.

Se hizo hincapié en la regulación de los reservorios previos a la Laguna La Picasa, es decir, los espejos de agua previos, que funcionan como moderadores del líquido que ingresa a la laguna del sur santafesino. Estos reservorios deben ser controlados y elevarle sus niveles para que no llegue tanta agua al sector crítico (acordándose una elevación de 30 a 50 centímetros).  A su vez, se propuso la construcción de un nuevo reservorio en la provincia de Córdoba, el denominado N°3.

Otros compromisos asumidos por el tridente de provincias es controlar las canalizaciones clandestinas que derivan el agua hacia La Picasa y proteger los cascos urbanos, una posición que fijó el gobierno de Buenos Aires.