Gerónimo, un afiliado firmatense a Pami, relató lo que le tocó vivir el viernes pasado cuando viajó a la localidad de Venado Tuerto para realizar una consulta médica en uno de los efectores adonde se derivó la cápita de jubilados y pensionados de Firmat.

El relato lo realizó el lunes 12 en el marco de la movilización que se llevó adelante desde el Centro de Jubilados hacia la oficina local de Pami. Allí, los funcionarios que llegaron desde Rosario escucharon su caso y se comprometieron a brindarle una solución.