Tras el difícil panorama vivido los últimos días del 2016, finalmente durante la jornada del sábado 31 de diciembre y el domingo 1 de enero, las aguas que afectan al pueblo de Teodelina comenzaron a ceder. Todo ello, como resultado de un amplio operativo de emergencia coordinado por el presidente comunal, Gustavo Artoni, que derivó en la apertura con maquinaria pesada de la Ruta 94 por orden del gobernador, Miguel Lifschitz, para descomprimir la gran masa hídrica.

“La situación está controlada. La dinámica del agua que proviene de la zona rural nos obligó a trabajar de esta manera todo el fin de semana. Se procedió a instalar dispositivos de bombeo pero como no dieron abasto, por orden del gobernador Miguel Lifschitz, tuvimos que abrir la Ruta 94 para drenar los líquidos”, contó Artoni en primer lugar.

Personal de Hidráulica de Santa Fe, bajo la conducción del secretario de Protección Civil, Marcos Escajadillo y representantes del Batallón de Ingenieros de Santo Tomé del Ejército Argentino -especialistas en puentes e inundaciones-, fueron quienes tomaron la medida excepcional de corte en la Ruta 94. “Fue una decisión acertada que tras una evaluación técnica permitió aliviar la situación. Luego se decidió poner módulos para que circulen el agua, aunque también se evaluó colocar piedras o bien montar un puente del ejército”, sostuvo Artoni.

Por el momento, hay caminos alternativos habilitados pero solo para la circulación de camionetas y por casos de emergencia. Uno de ellos, que conecta a la localidad con la ciudad de Villa Cañas por un camino directo que comienza a la altura de la Estación Teodelina y desemboca en el aeroclub de Cañas. Mientras que la otra vía de comunicación, son 3 mil metros que desembocan frente al cementerio. Vale aclarar que la circulación hacia provincia de Buenos Aires, se encuentra normal.

Luego, Gustavo Artoni dijo que se activó un dispositivo operacional entre Bomberos Voluntarios de la región y la Brigada Acuática con embarcaciones ante la rotura del puente “Sumbadores” en Villa Cañas. Afortunadamente, la distancia entre ambos distritos y la gran superficie que los une hizo que se pueda amortiguar la masa hídrica que preocupó en un primer momento a toda la zona.

Calma para los vecinos

Por otra parte, el presidente comunal Gustavo Artoni, explicó que estuvieron en permanente contacto con vecinos del barrio “El Progreso”, uno de los sectores más afectados del casco urbano. A raíz de esto, se dispuso la puesta en marcha de un Centro de Evacuados en el Club de los Abuelos, habilitado especialmente para niños, mujeres embarazadas y personas de avanzada edad. Asimismo, hubo vecinos que se autoevacuaron por sus propios medios, a modo preventivo.

También, durante el fin de semana helicópteros de la provincia sobrevolaron Teodelina para constatar que la masa de agua presente sigue siendo importante, aunque está siendo bien amortiguada por la zona rural.

“Ahora queda avanzar con el restablecimiento de la ruta y el apuntalamiento de los caminos alternativos. Es necesario para no quedar incomunicados, que de no ser necesario, por estas horas evitar la circulación en esos trayectos. Fue una medida acertada romper la ruta para que circule el agua y ahora hay que avanzar lo mejor posible para normalizar la situación”, agregó Artoni.

Fuente: Transmedia VT.