Los diputados socialistas Oscar Pieroni y Omar Martínez presentaron en sesión de la Cámara baja una declaración expresando preocupación por la intención del Poder Ejecutivo Nacional de alcanzar con el Impuesto a las Ganancias a mutuales, cooperativas de crédito y seguros, y demás entidades de este tipo, según el proyecto de reforma tributaria presentado ésta semana en el Congreso de la Nación.

“La modificación del Impuesto a las Ganancias propuesta por el Gobierno Nacional implica cobrarles a entidades que no tienen ganancias, extraer recursos de las economías de nuestras localidades, quitar posibilidades de financiamiento a sectores productivos no sujetos de crédito para las entidades bancarias tradicionales e impedir el apoyo a actividades deportivas, sociales, educativas, culturales, etc. En definitiva, debilitar aún más a entidades que son las únicas en prestar servicios en tantísimas localidades que están fuera de la consideración de las entidades bancarias por no corresponderse con sus estándares de rentabilidad, ya que obviamente no tiene en cuenta la rentabilidad social”, resumieron los legisladores en su presentación.

Actualmente el funcionamiento de las entidades mutuales se rige por la ley 20.321, del año 1973, que en su artículo 29 contempla que gozan de la exención para el pago de los tributos nacionales y provinciales, rentas de sus bienes y de los derechos aduaneros por la importación de aparatos, instrumental, drogas y específicos cuando los mismos sean pedidos por las asociaciones mutualistas y destinados a la prestación de sus servicios sociales. Por su parte, el artículo 115 de la ley de Cooperativas 20.337 (también de 1973), prescribe los parámetros cooperativos y supletoriamente para mutuales respecto de los préstamos de dinero que efectúen a sus asociados, marcándose las diferencias entre estas entidades y las bancarias.

“La economía social y solidaria propone consolidar un conjunto de prácticas económicas que construyan un sistema socio económico centrado en las necesidades y capacidades de los ciudadanos. Las cooperativas y mutuales santafesinas son actores claves de la economía social y solidaria, y su rol es fundamental para el desarrollo socio económico de la provincia. Estas entidades no deben pagar ganancias porque son organizaciones sin fines de lucro, y si no hay ganancia, no puede haber impuesto”, insistieron.

Pieroni y Martinez se basan en el artículo 2º de la Ley orgánica de mutualidades (Nº 20.321) donde se detalla que las asociaciones mutuales son constituidas libremente sin fines de lucro por personas inspiradas en la solidaridad, con el objeto de brindarse ayuda recíproca frente a riesgos eventuales o de concurrir a su bienestar material y espiritual, mediante una contribución periódica. “Por lo que en las asociaciones mutuales no existe devolución de los excedentes, con estos sobrantes se aumenta el capital, las reservas y determinados fondos especiales”, comentaron.  Por otro lado, las cooperativas tienen por objeto brindar servicios a sus asociados, no generar una ganancia para el capital.  Si hay un excedente generado por el servicio al asociado (por haberse cobrado el servicio por encima de su costo) este vuelve a él en concepto de retorno.

El movimiento cooperativo ha sostenido históricamente que las cooperativas por su naturaleza jurídica no deben pagar ganancia. Cabe recordar la contribución especial sobre el patrimonio neto de las cooperativas (Ley Nº 23427), un impuesto específico que pagan sólo estas entidades, equivalente al 2% de su patrimonio neto.

 “En caso de aprobarse lo propuesto por el Poder Ejecutivo Nacional, las cooperativas pagarían ganancias cuando tienen excedentes, y la contribución especial cuando no los tienen, lo que resulta claramente discriminador. Con el agravante que se desfinanciaría el Fondo de Educación y Promoción Cooperativa, porque cuando haya excedente, la contribución especial se tomaría a cuenta del impuesto a las ganancias”, advirtieron.

El artículo 9º de la Ley Orgánica de Mutualidades Nº 20.321, obliga a las entidades a aportar el uno por ciento (1%) al Estado de la cuota que pagan los asociados. Tal importe no puede ser inferior a cinco centavos ($ 0,05).  El órgano de aplicación de la Ley administra parte de lo recaudado que se destina a promoción y fomento del mutualismo.

El desarrollo del movimiento mutualista y cooperativista se ha centrado, primordialmente, en las provincia de Santa Fe, sureste de Córdoba, sur de Entre Ríos y noroeste de Buenos Aires. Tanto es así que las ciudades de Rosario y Sunchales han sido oportunamente declaradas, respectivamente,  capital nacional del Mutualismo y del cooperativismo.

“Su impronta ha sido un motor fundamental de la economía, fundamentalmente de las pequeñas localidades, localidades que se hallan fuera de la lógica de pura ganancia de las entidades bancarias. El solo recorrer el vasto territorio de nuestra provincia nos muestra a cada paso la importantísima contribución de estas entidades para crear, mantener, fortalecer y  desarrollar cuanta iniciativa solidaria exista en nuestras localidades, nada de lo social, educativo, deportivo o cultural les es ajeno o desconocido”, concluyeron los diputados provinciales del Frente Progresista.