¿Qué es una “crisis sanitaria”?

Partamos desde un principio… a que se llamamos “crisis sanitaria”?. Se denomina de esta manera a cualquier situación de alarma que ocurre en el sistema sanitario, que afecta y amenaza la salud de la población de una ciudad o de una región.

Puede tratarse de las consecuencias de un fenómeno natural (inundación, tornado,terremoto, etc), de un accidente ocasionado por el hombre (derrame masivo de tóxicos, incendio forestal, etc), del desarrollo de un brote epidémico (gripe, triquinosis, hepatitis, etc), y finalmente también podemos denominar como crisis sanitaria a las consecuencias del deterioro que ocurre en el sistema de atención de la salud, cuando éste es financiado de manera insuficiente, cuando existen problemas de gestión y/o cuando no funciona un modelo de atención centrado en las necesidades de la población.

En muchas oportunidades, podemos claramente afirmar que asistimos a escenarios donde estos diferentes orígenes de las llamadas “crisis sanitarias” se suman, se combinan y potencian sus efectos dañinos sobre el estado de salud de la población.

¿Qué está ocurriendo en el sur de la Provincia de Santa Fe?

Sin que el orden en el que se mencionen las situaciones tenga un significado en cuanto a la gravedad o la intensidad del daño o del riesgo sanitario que provocan, por lo menos podemos mencionar que:

 Las inundaciones (Melincué , La Picasa y demás campos anegados) son el fenómeno natural que más impacta en nuestra salud;

 El uso intensivo de agro tóxicos acarrea consecuencias para nuestra salud que comienzan a manifestarse dramática e inexorablemente;

 Los fenómenos respiratorios como gripes y neumonías, propias de esta época invernal está presente como no podía ser de otra manera;

A estas típicas causas de crisis sanitarias, asistimos a problemas intrínsecos del sector salud que debilitan y precarizan al sistema de atención de la salud, transformándolo no solo en poco eficaz para cumplir su propósito sino también en ocasiones culpable de iatrogenia (daño en la salud causado involuntariamente por el propio sistema de atención(. A saber,

 Financiamiento :

o Recortes presupuestarios de los Programas de Salud de Nación

o Imposición de pagos capitados insuficientes y exiguos por parte de PAMI a los efectores de segundo nivel

o Aranceles médicos extremadamente bajos dispuestos por la obra social provincial para el pago del trabajo profesional

o Obras sociales sindicales que demoran sus pagos debido a la creciente mora en el depósito de las contribuciones patronales y a la pérdida de puestos de trabajo

o Costos crecientes de los insumos médicos y de los servicios públicos que no logran ser compensados.

 Gestión :

o INSSJyP y Hospitales SAMCo crónicamente intervenidos por los gobiernos de turno sin intención de normalizar sus conducciones

o Escasa coordinación y complementariedad entre las gestiones interjurisdiccionales (municipios, provincia, nación) y entre sectores (públicos y privados).

o Escaso profesionalismo en la gestión de los establecimientos y servicios de salud públicos y privados

o Co existencia de gestiones medianamente descentralizadas (nodos), gestiones exageradamente centralizadas (Pami), y gestiones absolutamente autónomas (privados) , entorpeciendo cualquier intento de integración funcional

o Presencia de grupos gerenciadores que autoregulan su economía a través de efectores propios en los que se precariza el trabajo profesional

o Crisis sanatorial como consecuencias de disputas y diferencias sindicales ajenas a la problemática sanitaria.

o Escasa presencia del Estado como regulador, rector y árbitro en los problemas del sector.

 Modelo de atención:

o Demasiado lento progreso del ordenamiento territorial de niveles crecientes de complejidad en la atención de los establecimientos públicos de salud

o Modalidades de pago de PAMI que no colaboran con el armado de redes integrales de atención

o Ausencia de integración y de definición complementaria del desarrollo de la inversión privada en salud, que ordene el crecimiento de la red prestacional en función de las necesidades de la población, y no solo como respuesta a las oportunidades del mercado.

Conclusión

En este escenario tan cargado de problemas, que además se presentan enmarañados y oscuros, es imprescindible que los problemas del sector salud adquieran el rango de “serio problema público y político” porque se necesitan fuertes definiciones en materia de políticas de Estado que trasciendan a los gobiernos de turno, y encaminen un sendero de reformas sanitarias integrales, permanentes, consistentes y perdurables. Solo así podremos alejarnos de la situación de crisis sanitaria en la que nos encontramos en el presente.