El Hospital “General San Martín” de Firmat tiene un servicio de guardia las 24 horas que atiende urgencias y emergencias médicas de la ciudad y la región. Sumado a esto, este equipo responde a consultas de menor gravedad, las cuales no presentan un cuadro de urgencia o emergencia.  

Para poder optimizar el servicio de guardia, desde la Dirección Médica del Hospital de Firmat aconsejaron que quienes no atraviesan una urgencia intenten no atenderse en la guardia y soliciten en Mesa de Entrada –por la mañana- un turno para recibir atención clínica. También pueden dirigirse a los Centros de Salud de Atención Primaria ubicados en los barrios.       

“Una urgencia es una herida cortante, un dolor de pecho, un paciente que no puede respirar, un chiquito o un adulto que está convulsionando”, explicó la Dra. Mónica Cortassa, quien pidió que “las personas que no vienen con estos cuadros deben saber que tienen que ser pacientes y esperar, porque se prioriza a los pacientes con un mal estado general o a las personas que llegan en ambulancia por un traumatismo”.

“Necesitamos que la gente tenga un poco paciencia porque muchas veces asisten a la guardia con cuadros que no son urgentes. Es importante que el vecino comprenda que cuando el médico no lo atiende es porque está ocupado”, remarcó la directora.

“Nos ha pasado que hemos mostrado que el médico estaba atendiendo una urgencia e igualmente el paciente reaccionó de manera violenta”, detalló.  

Cuando un paciente llega a la guardia, él o su acompañante, deben dirigirse a la cabina de recepción, lugar donde se le toman los datos y se tiene un primer acercamiento a la patología del enfermo. Si el personal nota que es una urgencia lo deriva inmediatamente.

En caso de que no haya nadie en la cabina de recepción, hay que tocar timbre y esperar al profesional médico. Si en el lugar hay otros pacientes, se recomienda consultar a estos si el médico está atendiendo.

“Si trabajamos juntos podemos lograr una mejor atención para todos”, concluyó Cortassa.