Estás aquí

En busca de una nueva “normalidad”

El Estado impulsó la flexibilización del confinamiento, y de esa manera reactivar de forma gradual y escalonada la actividad económica que reflejó un gran impacto en la baja del sector producto del coronavirus.

Frente al aumento significativo con el paso de los días en la cantidad de contagios y muertes por COVID-19 en Argentina, se decidió días atrás en Capital Federal y provincia de Buenos Aires  volver a flexibilizar y sumar nuevas actividades permitidas para poder favorecer a la actividad económica.  Según comunicó la agencia de noticias Telam, varias fueron las voces de los líderes políticos en decir que “hay que aprender a vivir con el virus”. De esa forma, se dio comienzo a una nueva modalidad que busca adaptarse a una realidad compleja.

Como era de esperar días atrás el Presidente de la Nación, Alberto Fernandez, anunció a través  de una conferencia de prensa y en cadena nacional desde la quinta presidencial de Olivos la “flexibilización” de una nueva cuarentena y también contó que la misma va a seguir hasta el 2 de agosto”.

En su discurso, Fernandez, no descartó dar “marcha atrás” con los anuncios  si el número de casos aumenta. “A pesar de todos los esfuerzos que venimos haciendo durante todos estos días el riesgo de circulación y contagio existe y debemos extremar aún más los cuidados”, explicó. Por su parte, destacó una vez más y a pesar de notar cansancio del encierro en la gente que eligió “priorizar la vida” a cambio de la muerte.

También, los que estuvieron presentes y acompañaron la disposición fueron, Horario Rodriguez Larreta, Jefe de Gobierno de Buenos Aires y Axel Kicilof, Gobernador de la Provincia. “Se va a trabajar con todos los protocolos y medidas de seguridad necesarias, es un plan de dos semanas en dónde se va a implementar la apertura de peluquerías, estudios jurídicos, comercios y la salida recreativa para los niños, como así también retomar con la actividad física”, pronunció Larreta.

En tanto, Kicilof, manifestó que en esta nueva circunstancia de apertura se va a mantener en la medida que “no aumenten” los casos. “Nadie está a salvo del virus y debemos cuidarnos entre todos”, señaló. Y añadió, que lo que se está buscando es “bajar el porcentaje de ocupación” en las camas de  las terapias intensivas.

La situación en Santa Fe

Según los datos oficiales, en la provincia, son más de 800 los casos sobre un total de cuatrocientos recuperados y 11 muertes. Una cifra que con el paso de los días va en aumento. En la actualidad, el sur santafesino reconoció un mayor incremento en la cantidad de contagios, y es por eso que en varias localidades decidieron volver a la fase 1.

Por su parte Rosario, quien controló la situación desde un principio, en los últimos días registró  una mayor cantidad de casos significativos por lo que se dispuso extremar y reforzar medidas al respecto para que no exista una propagación de la enfermedad.

Te gustó? Compartilo!
Lisandro Splivalo
Lisandro Splivalo
Periodista Egresado en TEA Rosario

Deja una respuesta

Top