Estás aquí

Recetas para toda la familia: El huevo y sus propiedades

El huevo es tan importante en la alimentación que hasta tiene día propio: el 14 de octubre se celebra el Día Mundial del Huevo. Te proponemos celebrarlo con deliciosos platos que lo incluyen.

El huevo es un alimento muy práctico y altamente nutritivo que debe formar parte de la dieta habitual. Los huevos resultan fáciles de preparar, combinar y consumir ya sea como parte principal o como ingrediente de todo tipo de preparaciones culinarias dulces y saladas como tortillas, souflées, budines, omelettes, flanes, bizcochuelos, piononos, tortillas, ensaladas, crepes y pastas.

Y es tan importante en la alimentación, que hasta tiene día propio: cada segundo viernes de octubre se festeja el Día Mundial del Huevo.

Los huevos tienen tres componentes claramente diferenciados:

  • Cáscara: rica en calcio y sales minerales, se recomienda a las personas que necesitan aumentar su ingesta de calcio. Lavando bien la cáscara y moliéndola en un molinillo de café se obtiene un polvo que se consume mezclado, por ejemplo, con yogur.
  • Yema: rica en grasas y proteínas, con alto contenido de vitaminas A, D y B. Por su aporte de grasas, no se recomienda incluir más de 3 yemas por semana.
  • Clara: es proteína pura y contiene vitamina B. Puede comerse sin limitaciones.


En la mayoría de los casos (salvo que se los coma solos), los huevos se utilizan en la cocina para “ligar” las preparaciones culinarias y para airear las masas mediante el batido. Como consecuencia de la coagulación de la albúmina por efecto del calor durante la cocción, todos los elementos resultan ligados, incluso el aire. Como la albúmina está presente principalmente en la clara, la yema puede suprimirse en las personas con colesterol elevado y la clara seguirá funcionando como “ligante”.


BEBÉS: desde los 8 meses se recomienda incluir la yema pisada y mezclada con verduras para reforzar las reservas de hierro y, a partir del año, el huevo completo, siempre bien cocido.

NIÑOS: el huevo es un aliado de las madres ya que puede incluirse en la dieta diaria en múltiples recetas y, gracias a sus rápidas y variadas formas de cocción, un huevo duro es una solución práctica y atractiva para resolver una comida rica en proteínas de origen animal.

ADULTOS: en un régimen de adelgazamiento, un huevo aporta las mismas calorías que una fruta mediana y ayuda a quemar más calorías, a la vez que brinda mayor saciedad y, al ser un alimento protector, no provoca deficiencia alguna de nutrientes.

EMBAZARADAS Y LACTANCIA: incluir al menos una clara diaria en las comidas aporta las proteínas extras requeridas en su dieta específica, sin sumar calorías innecesarias como con carbohidratos simples o azúcares, que no aportan nutrientes esenciales y provocan un mayor aumento de peso del estimado.

Es importante aclarar que existen distintas calidades de huevos y que siempre los más recomendables son los de campo, de gallinas alimentadas con maíz y que no reciben químicos. Estos huevos son también conocidos como “caseros” o “de producción orgánica”. Son los que tienen la yema de color naranja, como los que usaban nuestras abuelas.

Probá con estas recetas que incluyen al huevo entre sus ingredientes principales:

  • Omelette de queso: Es un plato ideal para la embarazada, por el aporte de proteínas y lo rápido que se prepara. Si estás sola para comer y no querés ensuciar mucho pero a la vez buscás algo nutritivo, un omelette es perfecto. Ver receta
  • Tortilla de verdura: Una receta rapidísima para salir del paso y hasta para mandarles a los chicos en la vianda. Con una ensaladita, está lista la cena!. Ver receta
  • Un bizcochuelo para olvidarte de la cajita: en la cocina, una de las actividades preferidas de los chicos es romper huevos. ¡Dejalos que participen en la preparación de este bizcochuelo!. Ver receta 
  • Un flan facilísimo: Podés hacer un postre casero y que sea un buen alimento para tus hijos. Ideal para darle al bebé que ya cumplió el año. Ver receta 

    Fuente: Planeta Mama

Te gustó? Compartilo!
Top