Estás aquí

Alarma en la región: nuevos intentos de secuestros virtuales

Este jueves a la madrugada se registraron nuevos casos de intentos de estafas telefónicas. Esta vez, las víctimas son oriundas de la localidad de Cañada del Ucle. Otras familias también habrían recibido llamados.

Este jueves a la madrugada se registraron nuevos casos de intentos de estafas telefónicas. Esta vez, las víctimas son oriundas de la localidad de Cañada del Ucle. Otras familias también habrían recibido llamados.

Según publicó Melina A. en las redes sociales “Anoche pasamos una imaginable noche de terror. Unos malvivientes la llamaron a mi mamá a las 03:30 de la mañana haciéndose pasar por mi hermana llorando desesperada diciéndole que la iban a matar a ella y a su familia. Pidiendo de rescate 30 mil dólares”.

La joven relató el momento de angustia que vivió junto a su familia y agregó: “cuando llamo a la policía, muy atento por cierto, me dijo que ya había recibido otras denuncias, que se trataba de una broma”.

Recomendaciones para evitar ser víctima de un secuestro virtual

La Unidad Regional VIII de la Policía de la Provincia de Santa Fe da a conocer una serie de recomendaciones a tener en cuenta para evitar ser víctima de los secuestros virtuales de este tipo de hechos delictivos.

El secuestro virtual es una modalidad delictiva en la que el victimario obtiene una suma de dinero de su víctima, haciéndole creer, mediante un engaño, que un familiar ha sido secuestrado.

Modalidad

El delincuente realiza un primer llamado a un teléfono fijo o celular. El mismo manifiesta estar en presencia de un accidente de tránsito o una situación similar, donde hay varias personas heridas. Entre esas personas, se encuentra un familiar del receptor de la llamada.

En el transcurso de la comunicación, quienes la realizan usan un léxico similar a los códigos utilizados por las fuerzas de seguridad y ejecutan una serie de preguntas o interrogatorios que les sirve para recabar datos. La víctima, ante la desesperante situación, aporta información que el delincuente utilizará para manipularla en una futura comunicación.
A los pocos minutos se produce una segunda llamada en la cual el virtual secuestrador, utilizando esos datos obtenidos, le informan a la víctima que, en realidad, su familiar no ha sufrido un accidente, sino que ha sido secuestrado. Hecho que, en verdad, no ha tenido lugar.

En la desesperación, quien recibe la llamada percibe tal situación como real. Más aún, en algunos casos, un cómplice emite gritos, solicitando auxilio, generando un clima que torna más veraz la situación. Ello aumenta la angustia de quien, del otro lado del teléfono, está siendo víctima del engaño.

Consejos

No brinde dato alguno o información a la persona que lo está llamando, mucho menos sobre familiares que estuvieran ausentes en ese momento. Pida un teléfono de contacto y dígale que luego se comunicará él. Esté atento ya que, generalmente, estas personas se hacen pasar por policías, inspectores municipales o médicos. No agende en los teléfonos celulares números con la palabra “mami” o “papi”. Ponga nombres y evitará problemas en caso de que extravíe o le roben el celular.

Si recibe un llamado de este tipo

Corte la llamada: tenga presente que en caso de accidentes la Policía informa personalmente. Contáctese con el familiar que no está en la casa y que supuestamente está “secuestrado”. Mantenga la calma y comuníquese rápidamente al 911 o con la Comisaría de su jurisdicción.

Precaución en el uso de las redes sociales

Se aconseja no publicar en las redes sociales conformación del grupo familiar ni dirección exacta del domicilio. Tampoco muestre imágenes del interior de la vivienda que revelen su distribución interna, así como también los puntos de acceso a la misma. También evite brindar información (a través de comentarios en los muros de las redes sociales) sobre los horarios en los que usted ingresa o egresa de su domicilio, u otra información que nutra a los delincuentes de información para cometer este tipo de ilícitos.

Se sugiere extremar todas las medidas de seguridad y privacidad que ofrecen las redes sociales fundamentalmente Facebook-, así como también evite agregar a desconocidos, puesto que todos los datos de su familia (actividades, domicilio) pueden ser utilizados por delincuentes para consumar delitos en la vivienda, o abordarlos en el ingreso o egreso de la misma.

Te gustó? Compartilo!
Top