Estás aquí

Cáncer de mama: derribando mitos

Es fundamental conocer los mitos alrededor del cáncer de mama para estar informados, desterrando falsas creencias y sumando todo lo que ayude a prevenir esta enfermedad.

Existen muchos mitos o ideas falsas alrededor del cáncer de mama que es importante desterrar:

-Mito 1: “Tener los pechos pequeños nos hace menos propensas al cáncer de mama”. 

Realidad: El tamaño de las mamas no tiene relación con la probabilidad de tener cáncer

-Mito 2: “Los corpiños con aro dificultan la circulación sanguínea y linfática y esto puede provocar cáncer”.

Realidad: No existe relación alguna entre la ropa interior y el riesgo de desarrollar la enfermedad.

-Mito 3: “El uso de anticonceptivos favorece la aparición de cáncer de mama”.

Realidad: No hay una evidencia científica que demuestre que los anticonceptivos orales producen cáncer de mama en las mujeres que no tienen antecedentes familiares ni personales de cáncer

-Mito 4:  “Comer pollo aumenta el riesgo de tener cáncer de mama”.

Realidad: Existe la falsa creencia de que a los pollos se les inyectan hormonas para que logren un mayor crecimiento en menor tiempo. El crecimiento rápido de los pollos de engorde se da a través del mejoramiento genético pero de ningún modo cuentan con alguna sobrecarga hormonal.

-Mito 5: “Si no tengo antecedentes familiares no tendré cáncer”.

Realidad: La predisposición hereditaria es un factor que aumenta el  riesgo de tener cáncer de mama. Sin embargo, más del 80% de las mujeres afectadas por cáncer de mama no tiene antecedentes familiares. Por eso, es importante realizar los controles periódicos de salud.

-Mito 6: “La biopsia acelera el cáncer”.

Realidad: Algunas personas piensan que a través de una biopsia el cáncer puede diseminarse. Por el contrario, estas prácticas se realizan con métodos muy seguros, ya que se extreman las precauciones para evitar que las células cancerosas se extiendan a tejidos sanos.

-Mito 7: “Existen yuyos o suplementos de hierbas medicinales que curan el cáncer”. 

Realidad: Ciertos pacientes consumen estos productos con la esperanza de que puedan ayudar a curar el cáncer. En realidad, no existen estudios científicos que demuestren su poder curativo. Por eso, es importante que los pacientes informen a sus médicos tratantes si los utilizan. Algunos de ellos pueden afectar la eficacia de los medicamentos que los médicos prescriben y causar  efectos secundarios o interferir con la efectividad de las terapias tradicionales.

-Mito 8:
 “El uso de antitranspirantes es nocivo y contribuye a la aparición de cáncer de mama”.

Realidad: Los antitranspirantes no provocan problemas de salud (a excepción de reacciones alérgicas de la piel en las personas muy sensibles); por lo tanto, su utilización es segura y no representa ningún riesgo.

Fuente: Guía para entender el cáncer de mama del INC 
(Instituto Nacional del Cáncer)
Te gustó? Compartilo!
Top