Estás aquí

«Están en riesgo alrededor de 400  puestos de trabajo»

Un grupo de industriales firmatenses emitió un comunicado en relación a la difícil situación que atraviesan. Además de describir la realidad que viven, realizaron fuertes cuestionamientos a la dirigencia política y a la representatividad ofrecida por el Centro Económico.

El presente comunicado tiene como objetivo principal informar a los habitantes de nuestra ciudad y de la región que, debido a la grave y compleja situación económica por las que está atravesando el sector metalúrgico (en especial el agropartista) desde hace algunos años hasta la actualidad,  existe la posibilidad real y concreta que, las empresas y talleres,  representados por los abajo firmantes, no puedan retomar sus respectivas actividades luego del próximo periodo de vacaciones.
Como consecuencia de esta difícil y delicada situación, están en riesgo alrededor de 400  puestos de trabajo, cuyos operarios verán afectados sus Ingresos con todas las derivaciones que esto implica.
     
Hace mucho tiempo que venimos participando en un sin número de reuniones para identificar las dificultades que nos atraviesan y hemos elaborado varios documentos detallando las posibles soluciones. 
     
Elevamos nuestros reclamos y propuestas a los principales referentes de todos los partidos políticos.
Elevamos nuestros reclamos y propuestas al Honorable Concejo Deliberante, al Ejecutivo Local y a las Secretarías de Producción Local,  Provincial y Nacional.
Siempre fuimos muy bien atendidos y siempre fuimos escuchados.
Pero ninguno de los problemas planteados fue resuelto ó intentado resolver.
     
Sabemos que hay buenos y malos Industriales y también sabemos que hay buenos y malos empleados.
Pero lo mas triste y lamentable es algo que salta a la vista y que también todos sabemos y es el hecho de que nuestros dirigentes políticos son definitivamente irresponsables e inoperantes y que no han sabido estar a la altura de los acontecimientos.
La ignorancia, la incapacidad, la falta de voluntad y las mezquindades de nuestra clase política,  que desde hace años vienen desoyendo las advertencias y los peligros a los que sus manejos nos conducían,   son las cualidades que nos llevaron a desembocar en esta delicada y compleja situación.
Dentro de este mismo marco,  presenciamos con preocupación como el Centro Económico de Firmat y la Cámara de la Industria fueron cooptados por la política perdiendo así la representatividad genuina que deberían tener como entidad gremial patronal.
Puertas adentro de fábricas y talleres, cada uno de los empresarios conoce cuales son sus virtudes, sus defectos, sus aciertos y sus errores, pero hay un punto que tiene que quedar muy claro y es que esta etapa crítica que está atravezando la industria no surge como resultado de estos factores.
Este contexto en donde convergen una asfixiante presión impositiva local, provincial y nacional,  donde el tributo de cargas sociales es insoportable y donde estamos sometidos por un sistema financiero agobiente e insostenible,  no fue generado por la industria.
Esta situación fue heredada como consecuencia de una pésima, negligente e irresponsable administración de los recursos del Estado por parte de la política.
Nuestros recursos fueron y siguen siendo utilizados discrecionalmente y a voluntad por los políticos de turno.
Observamos a diario como los dirigentes han tomado el sistema político como una forma de vida y de incremento patrimonial sea cual fuere el partido que gobierne o el cargo que ocupen,  en lugar de entender que la política debería ser el servicio público encargado de resolver los problemas de los ciudadanos,  los comercios y  la industria.
Son los políticos los que nos han sumergido en este caos que ahora no pueden ni saben como resolver y del cual tampoco se hacen cargo.
La clase política termina siendo siempre el único sector de nuestra sociedad que sale ileso de todos los ajustes y las crisis que ellos mismos provocan mientras que el resto de los sectores sociales en menor o mayor medida los padecemos todos.
Este mecanismo en la toma de las decisiones donde aparecen afectados los recursos del Estado debería ser modificado para que no quede exclusivamente y de forma inconsulta en mas manos de la dirigencia política.
Nuestro sector no cuenta con mas margen para a soportar semejante descalabro económico y financiero.
Esta sangría permanente de recursos que hoy nos afecta será la que, mas temprano que tarde, termine afectando también a todos nuestros trabajadores.
Estamos convencidos que es fundamental e Indispensable tener un canal de diálogo fluido y cordial con los dirigentes de la Unión Obrera Metalúrgica para monitorear permanentemente esta crisis con el objetivo de flexibilizar posiciones y poder evitar males mayores.
No es Intención de este grupo de industriales transmitir angustia ó malestar en la sociedad.Solo se pretende advertir a toda la clase política que la posibilidad de que se pierdan a la brevedad alrededor de 400 puestos de trabajo no es un tema menor,  y que las consecuencias para los próximos 3 ó 4 meses van a ser impredecibles.
Para finalizar,  queremos manifestar que nos encontramos en permanente estado de alerta,  dispuestos a dialogar con todos los sectores y actores políticos de buena voluntad y al aguardo de las propuestas necesarias que nos ayuden a superar esta difícil situación tratando de evitar la pérdida de más puestos de trabajo.
Siempre con la desconfianza de saber que quienes nos condujeron a este descenlace  sean ahora los mismos que aporten las soluciones.
Te gustó? Compartilo!
Top