Estás aquí

Comunicado de Vamos Firmat: «No se murió, la mataron»

No necesitamos pericias para entender que es una menor y que no se puso sola en las circunstancias donde perdió la vida, sino que hay delincuentes mayores que tienen que pagar por lo que hicieron. Queremos ser claros en esto, porque si seguimos convirtiendo a la víctima en culpable, estos hechos se van a seguir repitiendo.

Como espacio decidimos guardar un tiempo antes de expresarnos, no es fácil procesar el dolor y comprendemos que hay una familia sufriendo que merece respeto.

Pero también sentimos que callar es tapar, y que no podemos dejar de decir que esto no es sólo una escena más de criminalidad que se suma a tantas otras, sino que tiene nombre y apellido, y que merece que su caso se siga con rigor y se haga justicia.

Tampoco podemos dejar de decir que esto pudo haberse evitado,
con un estado presente que contenga y brinde mejores posibilidades a las nuevas generaciones desde la niñez, con el trabajo real de un área de género que forme y defienda a las mujeres, con una justicia eficiente que investigue y combata el narcotráfico, y con una sociedad comprometida, que ante la injusticia y la criminalidad, se detenga a analizar, se sensibilice y exija respuestas a quienes corresponda, en lugar de lapidar a una inocente.

Los juicios de valor deberían ser para quienes permiten con su incompetencia, negligencia y complicidad que estas mafias funcionen, no para la víctima.

Sabemos que en todos los escenarios de ruptura del tejido social las mujeres siempre somos las más vulneradas. Esto también se tapa.

Cada vez que matan a una mujer, se instala un debate que pone el foco en cómo iba vestida, qué hábitos tenía, de dónde venía, cómo era su familia. Siempre sugiriendo entre líneas que “algo habrá hecho” para que la maten. Ese relato les conviene a los delincuentes de guantes blancos que tienen el verdadero poder y que están detrás de todo esto, utilizando a las criaturas expulsadas por el sistema como mano de obra barata para el delito.

No es cierto que en nuestra ciudad el crimen está descontrolado, por el contrario, está organizado y encubierto.
Mañana puede ser una de nosotras, una hija, una hermana, una amiga,
la que violentada por tanta injusticia social, termine perdiendo la vida en manos de monstruos como estos. Es por eso que exigimos a las autoridades que se hagan cargo de la responsabilidad que tienen.

¿Está la fiscalía dando explicaciones de por qué un narcotraficante estaba libre, en lugar de hablar tanto de la víctima?

¿Existe información concreta sobre cuál es la situación real de nuestra ciudad respecto al crimen y el narcotráfico?

¿Está actuando la oficina de género de la Municipalidad para esclarecer este femicidio?

¿Hay estadísticas oficiales sobre violencia de género y femicidios en nuestra ciudad?

El poder político en general ¿se pone al frente de acciones concretas, ejerciendo la presión social necesaria para pedir justicia?

Desde VAMOS Firmat exigimos respuestas. Y esperamos la adhesión de todos aquellos espacios que han levantado la defensa de los derechos de las mujeres como bandera. Este es el momento de demostrar que de verdad nos importa, y que si nos falta una, a la calle salimos todas.

Te gustó? Compartilo!
Top