Estás aquí

La UNL avanza en un proyecto que busca mejorar snacks de alta calidad proteica para adultos mayores

.

Con el objetivo de desarrollar acciones colaborativas y 
avanzar con un proyecto, integrantes de la Universidad Nacional del 
Litoral se reunieron con representantes de la Asociación Colegio 
Adventista del Plata (Acap), propietaria de la Universidad Adventista 
del Plata (UAP) y del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y 
Tecnología de la Nación.

El trabajo se da en el marco de un consorcio asociativo público 
privado que presentó un proyecto en la convocatoria FSBIO 2017, de la 
Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica a través del 
Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec).

En este caso, se trata de un proyecto, que obtuvo financiamiento del 
Fondo, destinado al desarrollo de un producto alimenticio para adultos 
mayores, realizado por investigadores del Instituto de Tecnología de 
los Alimentos de la Facultad de Ingeniería Química (UNL) en conjunto 
con la empresa de Alimentos Ceapé, que pertenece a la Universidad 
Adventista del Plata.

La agenda de trabajo incluyó reuniones en la Secretaria de Vinculación 
y Transferencia Tecnológica; el Instituto de Tecnología de los 
Alimentos de la Facultad de Ingeniería Química y el Instituto de 
Lactología Industrial (UNL-Conicet) y la sede de la Acap.

UN ALIMENTO FUNCIONAL PARA ADULTOS MAYORES

Dado que la mayoría de los productos tipo snacks 
disponibles actualmente en el mercado son alimentos a base de 
cereales, con un bajo valor proteico, los investigadores de las 
instituciones asociadas, detectaron la necesidad de crear un alimento 
funcional, es decir, que tenga un efecto benéfico sobre la salud más 
allá del aporte de nutrientes básicos.

Esta propuesta asociativa procura desarrollar un snack, con buena 
calidad proteica para abastecer al segmento poblacional de adultos 
mayores, acorde a sus requerimientos nutricionales específicos. 

Además, este alimento estará fortificado con micronutrientes 
necesarios como calcio, vitamina B-12, inulina y péptidos bioactivos, 
que apuntan a promover numerosas funciones fisiológicas, las cuales se 
estudiarán mediante el estudio clínico propuesto en el marco del 
proyecto.

A futuro, y en base a los estudios que lleven a cabo estas casas de 
altos estudios, está previsto generar las bases para nuevos productos 
nutricionales que abastezcan a otros sectores poblacionales, por 
ejemplo, a los segmentos etarios de niños, mujeres embarazadas, entre 
otros.

“En este proyecto, brindamos los conocimientos que tenemos en la 
formulación de alimentos, para lograr generar un incremento 
nutricional en un producto que desarrolla la empresa. Significa una 
mejora en la alimentación apropiada para un adulto mayor, como por 
ejemplo, la disminución del contenido de azúcar o de sodio y, a través 
de la mezcla de cereales y productos de tipo leguminosas, una mejor 
calidad de proteínas del producto”, explicó Silvina Drago, 
investigadora del ITA – FIQ y agregó que “el financiamiento incluyó 
varios aspectos, entre ellos la compra de equipos e insumos para 
llevar a cabo este desarrollo en particular y la capacitación de 
recursos humanos calificados. También propició la interacción de la 
industria con la Universidad, estamos haciendo transferencia de 
conocimiento”.

RELACIONES DE CONFIANZA

“En el actual contexto las empresas necesitan innovar o 
hacer nuevos desarrollos y la Universidad tiene las capacidades 
disponibles para acelerar esos procesos de innovación. Además, en este 
caso el proyecto cuenta con un financiamiento externo (Fonarsec) que 
administramos”, comentó Christián Nemitchenitzer, director del Cetri 
Litoral. Con este nuevo vínculo se remarca la confianza que el sector 
industrial de la región le otorga a la Universidad como parte 
fundamental del sistema científico para el desarrollo, como así 
también, como organismo para la gestión de fondos. “Este es un caso a 
destacar ya que se trata de una universidad privada (Universidad 
Adventista del Plata) que a su vez es dueña de una planta de 
producción (Alimentos Ceapé). Es una institución de formación de 
recursos humanos y además tiene una línea de producción de alimentos”, 
explicó Nemichenitzer.

“Para nosotros, es muy significativo estar compartiendo este proyecto 
con la UNL dado toda la experiencia que tiene en investigación y 
transferencia tecnológica en este tipo de procesos. Esto es una 
posibilidad para continuar desarrollando algo que venimos haciendo, 
que es la producción de alimentos saludables, pero con un producto 
específico pensado para los adultos mayores”, destacó Rizzo, 
presidente de la Acap.

Por su parte, Mariana Alemany, miembro del Ministerio de Educación, 
destacó: “Para el Ministerio fue de mucho valor poder interactuar con 
los investigadores y empresarios, escuchando personalmente el camino 
que recorrieron durante la ejecución del proyecto, los problemas y 
aprendizajes realizados que desembocaron en la obtención de un 
producto alimenticio de alta calidad y aceptación. Consideramos que 
fue el broche de oro para darle cierre a un proyecto sumamente exitoso 
que creemos seguirá dando muchos beneficios a la sociedad, salud y 
economía de nuestro país”.  

 TRANSFERENCIA DE CONOCIMIENTO

En el marco del proyecto se prevé también la realización 
de un plan de capacitación, cuyo objetivo será ampliar el horizonte de 
conocimientos del personal de Ceape (incluyendo, planta, calidad y 
comerciales) en nuevas tecnologías para vida útil, aspectos 
nutricionales y funcionales.

Asimismo, y en virtud de que los contenidos a desarrollar son de gran 
interés para miembros externos al proyecto, como estudiantes de grado 
avanzados y becarios doctorales, el plan de capacitación podrá ser 
re-editado a fin de transferir los conocimientos desarrollados al 
medio socio productivo, integrando personal de UNL y Ceape-Acap.

Te gustó? Compartilo!
Top