Estás aquí

Lactancia y métodos anticonceptivos

La lactancia materna tiene la ventaja de ser la mejor alimentación para el recién nacido,  además de aportar los nutrientes necesarios para un buen desarrollo ofrece una protección inmunológica que beneficia la salud del bebé.

La lactancia materna tiene la ventaja de ser la mejor alimentación para el recién nacido,  además de aportar los nutrientes necesarios para un buen desarrollo ofrece una protección inmunológica que beneficia la salud del bebé.

Es importante para la salud de la madre y del niño que el intervalo intergenésico sea como mínimo de 2 años. Se denomina así  al tiempo transcurrido entre las fechas de dos nacimientos vivos sucesivos menos la edad gestacional del neonato más reciente.

El intervalo entre los embarazos es importante para la salud de las madres, ya que les permite recuperarse del embarazo y parto y del esfuerzo que requiere la atención de niños y niñas. La anticoncepción post-parto contribuye a prolongar el intervalo entre los embarazos y adquiere una dimensión especial si se tiene en cuenta que el método seleccionado debe garantizar el mantenimiento de la lactancia y la salud del binomio madre-hijo.

Dentro de las acciones del equipo de salud la asesoría o consejería  en salud sexual y reproductiva antes y después del parto y el facilitar la entrega de métodos anticonceptivos al momento del alta de la internación son fundamentales.

Los controles del embarazo y el parto pueden ser la ocasión ideal para que las mujeres obtengan asesoramiento acerca de las distintas opciones anticonceptivas.

Después del parto, los niveles hormonales disminuyen permitiendo un retorno gradual al estado hormonal previo al embarazo. A las 4 – 6 semanas ocurre la ovulación si la mujer no amamanta.

En la mujer que amamanta se produce un estado de anovulación debido a la liberación de una hormona denominada prolactina que inhibe el eje hormonal.

La lactancia se mantiene en el tiempo por picos periódicos de liberación de prolactina estimulados por la succión del bebé y actúa como preparación de la próxima mamada. Por esto la lactancia óptima depende de la frecuencia pero no de la duración de la succión

Está claro que la succión frecuente, que produce altos niveles de prolactina, es la responsable de la  amenorrea o ausencia de menstruación.

Durante la lactancia la fertilidad está disminuida siempre que se mantenga una lactancia exclusiva.

Lactancia exclusiva significa que el bebé solo se alimenta de leche materna y no recibe ningún otro tipo de líquido o alimento.

Son numerosos los métodos anticonceptivos compatibles con la lactancia materna. De hecho, la lactancia en sí funciona como método natural de control de la natalidad durante algún tiempo y mientras se den determinadas circunstancias.

El MELA –Método de Lactancia- Amenorrea según el Consenso de Bellagio, Italia, 1988 puede ser usado en mujeres con lactancia exclusiva, que estén en amenorrea y hasta los 6 primeros meses después del parto.

El MELA tiene una eficacia superior al 98%  y puede usarse también para obtener protección temporal hasta que se puedan iniciar métodos que sean más permanentes ofreciendo tiempo adicional para un mayor asesoramiento. Confiar exclusivamente en el asesoramiento del MELA aumenta el riesgo de que estas mujeres no tengan ninguna protección anticonceptiva cuando el MELA ya no sea eficaz.

Cuando cambia algunos de los requisitos, la mujer debe comenzar a usar inmediatamente otro método  anticonceptivo.

Las condiciones del amamantamiento para el uso de MELA  son:

  1. las mamadas debe ser de 10 mamadas cortas o 6 largas en 24 hs.
  2. No reemplazar la lactancia con otros alimentos
  3. Debe ser diurna y nocturna.

Pero la intensidad y la duración de la lactancia materna están disminuyendo debido a los cambios socio – económicos de la vida moderna, por lo que es recomendable utilizar métodos complementarios al de la lactancia.

Los métodos de barrera como el preservativo pueden usarse como cualquier mujer que no se encuentre en condición de lactancia y recordar que es el único método que protege de las infecciones de transmisión sexual.

El MELA tiene una eficacia superior al 98%

Hay píldoras anticonceptivas solo de gestágenos que pueden usarse a partir de la 6° semana del post parto, no afectan la cantidad ni calidad de la leche materna.

Hay dos tipos de píldoras para la lactancia:

  • la minipíldora: solo sirve mientras la mujer no menstrúe y el bebé no incorpore otro tipo de alimentos y hasta los 6 meses, produciendo anovulación en el 40% de las mujeres. Su principal mecanismo de acción es el espesamiento del moco cervical
  • la píldora anovulatoria solo de géstageno: actúa inhibiendo la ovulación y si la mujer comienza a menstruar, disminuye la lactancia o el bebé incorpora alimentos igualmente, puede seguir usándola.

Otro método hormonal anovulatorio es el implante subdérmico, es un pequeño cilindro flexible que se coloca debajo de la piel de la cara interna de la parte superior del brazo de la mujer. Brinda protección contra el embarazo a largo plazo, siendo su acción reversible cuando se extrae. Tiene una alta eficacia, su falla es de 0,05% y su duración es de 3 años.

La anticoncepción hormonal de emergencia no tiene contraindicación en la lactancia, su uso se reserva ante situaciones de riesgo como la falla del uso de un método o  ante el no  uso.

Los métodos hormonales que contienen estrógenos (píldoras, parches, anillos vaginales, inyectables) no son recomendados en este período, hay algunos autores que refieren que puede influir en la cantidad y calidad de la leche materna, por lo que la OMS recomienda su uso después de los 6 meses momento en que el bebé incorpora otros alimentos.

El DIU o dispositivo intrauterino es de alta efectividad y no tiene efecto sobre la lactancia y también pude usarse el SIU o Sistema intrauterino liberador de levonorgestrel.  Ambos pueden ser colocados por el médico  después de la 6° semana post parto.

La ligadura tubaria es un método altamente efectivo que provee anticoncepción permanente a aquellas mujeres que no desean tener más hijos. Si la mujer lo decide, la instancia de internación por el parto es una oportunidad que debe aprovecharse para la accesibilidad al mismo. Es importante el consejo de un profesional, que puede obtener en los controles por embarazo y hacer el consentimiento informado firmado, ya que permite llegar a una correcta decisión  debido a que es un método irreversible.

 

Fuente:

Dra. Lucía Katabian – MN 58442

Ginecóloga del Sanatorio Modelo de Caseros

www.sanatoriomodelo.com.ar

Te gustó? Compartilo!
Redaccion
Redaccion
Redacción de Firmat24
Top